Aquí tenéis 5 consejos útiles de vino para foodies. Hay muchos amantes de la comida y cocineros amateur que, además de saber mucho, se atreven con cosas nuevas en lo que concierne a comida e ingredientes pero no tanto en lo que se refiere al vino. Así que, he pensado en compartir con vosotros 5 consejos que os ayuden a elegir el vino para vuestros platos. Elegir el vino para acompañar una comida no tiene por qué ser una odisea si tienes en cuenta estas 5 reglas que son muy sencillas:

  • Piensa en el vino como en un ingrediente más.
  • Cuando vayas a elegir el vino, no lo dejes para el último minuto.
  • No tienes por qué ser un experto o sentirte intimidado a la hora de elegir un vino.
  • En poco tiempo ya tendrás identificados 3 ó 4 vinos que te encajen para cualquier ocasión.
  • Tener una bodega con una buena selección de vinos internacionales es bastante útil (bueno ya te supondrías que diría algo así siendo el dueño de una tienda de vinos online).

Consejo 1: Hay que tener un vino que vaya con casi cualquier cosa que haya en la nevera.

Seguro que te ha pasado alguna vez. La nevera está casi vacía a excepción de unos huevos, una lechuga, un par de tomates y alguna otra cosa. Para almorzar o para cenar, algo rápido como una tortilla de patata con espárragos a la parrilla y una ensalada de tomate o algo parecido. Lo que necesitas es, un vino con acidez y frescura en boca que combine bien con una buena entrada pero, sin dominar el plato. Yo sugeriría un Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda, un Greco Bianco de Italia o un Verdejo de Rueda.

2

Consejo 2: ¿Qué Vino elegir para queso o carne curada?

Me encanta sorprender a la gente con combinaciones diferentes entre comida y vino que despierten sus paladares y agudicen sus sentidos. Sólo el hecho de pensar en queso y carnes curadas hace que me vengan a la cabeza aromas, sabores y texturas y elegir el vino adecuado puede convertirse en un reto. El vino debería tener cuerpo y también acidez natural de modo que el queso o las carnes curadas no lleguen nunca a dominar al vino. Prueba con un Malbec de Argentina o con un Sangiovese del sur de Italia.

4

Consejo 3: Un Vino para combinar con un plato especiado.

Quieres sorprender a tus invitados (colegas profesionales, de mente abierta y que han recorrido mundo) con tu pollo al curry. Tengo que admitir que la cerveza funciona mejor con un curry y otro tipo de platos picantes, pero hay también vinos que podrían hacer de esta una cena especial, como por ejemplo un Riesling del Mosel en Alemania o un Gewürztraminer de Alsacia, Francia o Somontano, donde se elaboran vinos excelentes con esta variedad. La dulzura natural de estos vinos combina a la perfección con la grasa y las especias de este plato. Pruébalo y dime que te parece.

Consejo 4: Vinos para carne roja.

Unos amigos vienen a casa para una comida en plan relax, y ¿por qué no poner unas chuletillas de cordero a la parrilla o a la barbacoa? Sencillo y delicioso. ¿Qué tipo de vino lo haría aún mejor? Sorprende a tus invitados con un Shiraz de Australia; uno de mis favoritos es Stump Jack Shiraz, un vino de primera, que va fenomenal con cordero; Más cerca de casa podría ser un buen Rioja, uno de mis favoritos es Artadi de la Rioja Alavesa. Estos vinos son muy diferentes en estilo pero ambos irían genial con el cordero.

3

Consejo 5: Los postres saben mejor con un vino dulce.

¿Sabías que un buen vino dulce puede ser el colofón para una noche perfecta? Un pastel o una tarta casera pueden llevar bastante trabajo y a menudo son cosas que se pasan por alto. El postre se puede convertir en el punto culminante de la noche con un vino dulce que lo resalte. Impresiona a tus invitados y déjales que repitan. Una buena elección sería un Sauterne de Bordeaux o un Alemán de Spätlese o incluso también un Moscatel vendimia tardía de Chile. El vino dulce tiene que tener el equilibrio justo entre dulzor y acidez para que se pueda disfrutar solo o acompañando un postre.