Un espacio que se renueva en la Marina Real, sustituyendo a la anterior instalación y reinventando el ya clásico AZUL valenciano

La originalidad de la propuesta radica en una terraza que emula una piscina infinita, integrando en el espacio este elemento eminentemente veraniego que se mimetiza con el resto del restaurante. Una terraza que traslada al comensal al Miami de los años 70 mientras toma un aperitivo, cena o disfruta de una copa en las noches de verano.

AZUL está concebido para ser disfrutado más allá de los meses estivales, sirviendo de punto de desconexión para los ciudadanos, que se acercan de esta forma al mar, y de lugar de encuentro de los aficionados de la náutica durante todo el año.

Inspirado en la obra ‘Splash’ del autor americano David Hockney, las líneas del espacio son sencillas y rectas, sirviéndose de unos colores pensados para aportar calidez también en invierno.

Su original mobiliario está pensado al detalle para hacer de AZUL el restaurante por excelencia durante la temporada playera. Las sombrillas, diseñadas a medida, junto con una iluminación especialmente cuidada tanto en interior como en exterior, dotan al espacio de una sensación de calidez y relax perfectas para desconectar.

Los espejos que están dispuestos en el interior del restaurante reflejan las velas de los yates y catamaranes atracados en la Marina, creando la ilusión de estar rodeados de barcos a ambos lados del restaurante. Cuando el sol cae, el naranja del atardecer se une con la superficie de la ‘piscina’ creando una tonalidad única pensada para acompañar ese momento de disfrute.