Hace unas semanas recibimos en nuestra agencia una generosa muestra de productos de La Montaña, un restaurante que nos conoció por las redes sociales y que decidió darnos a probar algunas de sus elaboraciones artesanales de aliños. Carolina Olcina fue la encargada de acercarnos las diferentes variedades que, desde hace tiempo, llevan creando dentro de su familia bajo el nombre de ‘La Montaña Aliños’.

Hablando y conversando sobre ello, nos dimos cuenta que detrás de la empresa había una historia que contar. Hoy, os traemos esa historia en forma de entrevista con Carolina para que conozcáis y descubráis más acerca de ‘La Montaña’ y de ‘La Montaña Aliños’. 

¿Cómo surgió la pasión de tu familia por la restauración?

Mi familia lleva más de un siglo en el mundo de la restauración. Mi padre trabajó con mi abuelo durante más de 30 años y cuando éste se jubiló, mi padre decidió abrir su propio restaurante en el centro de Cocentaina, un pequeño pueblo situado en el interior de la provincia de Alicante. En pocos años, la necesidad de espacio hizo que nos trasladáramos a una casa de campo con bastante terreno, y lo más importante, un gran trozo de huerto. Mi padre, que siempre fue bastante de ciudad, de la noche a la mañana decidió abrir un restaurante totalmente diferente al que regentaba. Un restaurante pequeño, en el campo  y  de ambiente más bien familiar.

¿Qué nos puedes contar de ‘La Montaña’ y de ‘La Montaña Aliños’?

Tenemos el gran privilegio de poder contar con nuestra propia huerta (que se ve desde el comedor principal mientras comes) con la que trabajamos muchísimos de los platos que elaboramos en la cocina de nuestro restaurante. Hortalizas, legumbres… en fin, todo tipo de vegetales pero también tenemos plantas aromáticas y árboles frutales como higueras o nísperos. De éste último surgió el fruto y la idea de lo que hoy se conoce como La Montaña Aliños.

¿Y en qué consistía esa idea exactamente?

Mi padre elaboró una salsa para un cliente que era amigo y la salsa del rape tuvo tanta aceptación que las pruebas continuaron con melocotones, frambuesas, higos, cerezas, albaricoques, etc. Así pues, LA MONTAÑA ALIÑOS son aliños elaborados artesanalmente, con productos 100% naturales, sin conservantes ni colorantes. Se pueden utilizar tanto para aliñar ensaladas como para acompañar a carnes, pescados, verduras, pasta, etc. Incluso se puede cocinar con ellos para elaborar deliciosas salsas. Destacan por su originalidad y por sus vivos colores y enriquecen cada plato con los sabores delicados de las frutas y de las hierbas de la zona.

¿Qué nos puedes contar sobre el Restaurante en sí?

El restaurante está situado en Cocentaina, interior de la provincia de Alicante, se encuentra a 1km del centro del pueblo, así que estamos en pleno campo. Es pequeño y de ambiente cálido y familiar donde se puede comer relajadamente con unas vistas alucinantes  sobre un valle por el que corre el Río Serpis. Es un placer poder comer en cualquier época del año pero en primavera e invierno son las fechas en las que puede disfrutar aún más si cabe del entorno privilegiado en el que nos encontramos… incluso ver el paisaje nevado.

¿Cuál es la filosofía que seguís en el Restaurante?

La filosofía de nuestro restaurante es poder recibir a los clientes en un entorno agradable, como si se encontrasen en su propia casa y ofrecerles una cocina de mercado con productos de calidad ,sin olvidar las recetas tradicionales de nuestra tierra.

¿Qué tipo de cocina se elabora?

La cocina es tradicional, de la zona, con arroces y guisos pero se fusiona con una cocina de mercado donde no faltan los productos de calidad y las mezclas novedosas realizadas con los aliños, también para los amantes de la carne hay una gran variedad hecha a la brasa y  bueno mucha verdura cultivada en el huerto (habas, tomates, guisantes, etc.).

¿Con que meta se creó ‘La Montaña Aliños’?

Llegó un momento que los clientes nos pedían tantas muestras para probar (les  regalábamos botecitos en el restaurante) que nos quedábamos sin aliño para las ensaladas del menú. Por eso decidimos empezar a comercializarlos y fue algo tan inesperado y tan bonito que sinceramente no podría decirte con qué meta empezamos pero sí que se ha convertido en un trabajo muy gratificante.

¿Qué importancia tiene el aliñado en la comida de nuestro día a día? ¿Crees que es algo que puede estar infravalorado?

Creo que en estos últimos años en España, la cocina y el mundo gourmet han dado un giro de 180 grados. El consumidor valora muchísimo el esfuerzo que se hace por innovar y por ofrecer productos de calidad y cada vez muestra mas interés y dedica más tiempo en buscar experiencias gastronómicas. Y no sólo hablo de comer en restaurantes, sino también de participar en cursos de cocina, catas, showcookings, etc. Con esto quiero decir que yo creo que siempre hemos tenido cultura de aceite de oliva y siempre se han aliñado las ensaladas, bien de un modo más tradicional o menos, pero siempre se ha hecho. La tendencia actual, encaminada de nuevo hacia una vida más natural y saludable, está haciendo que el aliñado recupere una posición destacada pero esta vez con un toque mas moderno. Esperamos que nuestro producto dé respuesta a esta demanda actual.

¿Qué productos ofrece La Montaña Aliños que lo hace diferente a lo común?

Nuestra propuesta desde el principio fue que nuestros aliños tuvieran un marcado carácter español y mediterráneo. Que representaran la tierra de la que venimos y por eso propusimos sabores como la mandarina ,el tomillo, la horchata y apostamos por sabores arriesgados como el Turrón al Pedro Ximénez (turrón de Jijona) y por el aliño de Lavanda. Sacamos al mercado sabores innovadores como el gin tonic y el vodka con naranja y combinamos 4 de los aliños gourmet con aceite de albahaca, consiguiendo así que el consumidor final con tan solo agitar el envase tuviera ya la mezcla de aceite y vinagre preparada.

¿Qué recetas o propuestas curiosas y diferentes nos puedes recomendar con alguno de los aliños de La Montaña?

La verdad es que como hay tantos sabores, recetas podría decirte mil. De hecho mi hermano acaba de escribir un libro de recetas “Cocina Olcina”, que habla sobre las 4 generaciones de mi familia en el mundo de la hostelería a través de sus historias y recetas. Una receta que a la gente le llama mucho la atención es los “Mejillones con aliño de Turrón al Pedro Ximénez”. Esta receta fue un experimento de mi padre para poder explicarle a la gente que este aliño tenía más versatilidad de la que a simple vista parecía. También los boquerones macerados con aliño de tomillo y luego fritos y crujientes están buenísimos. Gustan mucho las croquetas de bacalao y merluza en cuya masa se añade aliño de mandarina. Da un toque muy divertido.

¿Qué ofertas o packs son las más adquiridas en vuestra web y por qué?

Lo que mas se vende en la web es el PACK DEGUSTACIÓN x12, porque la gente lo regala mucho cuando va a cenar a casa de los amigos como detalle. Así pueden probar todos los sabores de la línea Gourmet y luego ya decantarse por los sabores que más les guste. Los packs x2 y x3 se venden muchísimo también, sobre todo como regalo de boda, comunión o bautizo. Es lo que hablábamos anteriormente sobre la tendencia a probar y regalar productos gourmet. La gente lo valora y lo regala.

¿Hacia dónde se dirige La Montaña Aliños en el futuro? 

El futuro parece que será sobre todo divertido ya que estamos en constante experimentación. Vamos, que podríamos sacar un aliño diferente cada mes. Menos mal que siempre hay alguien cabal que pone un poco los freno y eso hace que no te aburras nunca. En el 2017 y 2018 la intención es afianzar el mercado Europeo. Al fin y al cabo, somos una empresa pequeña y queremos evolucionar de manera progresiva. Como proyecto nuevo, si todo sale bien (crucemos los dedos) solo decir que puede que los nuevos productos no vengan en forma de aliño.