Se habla mucho más de la enfermedad celiaca (EC) que antes, hay mucha más información y mejores diagnósticos de la misma.

Está en boca de todos, pero por desgracia, también nos llega mucha información por parte de referentes y gente que, por su gancho mediático, nos transmiten un información que damos como válida sin necesidad de contrastarla. Hemos oído estos días noticias sobre el NO beneficio de una dieta sin gluten. Informaciones como ésta no nos llevan a aclararnos si realmente una dieta libre de gluten es beneficiosa o no para la salud.

Según datos de FACE, aproximadamente el 1% de la población europea es celiaca, y hasta un 75% de los pacientes está sin diagnosticar (sin tener en cuenta otras patologías como la alergia al trigo o la sensibilidad al gluten no celiaca). La incidencia de la enfermedad va en aumento, cada día se diagnostican nuevos casos que, a veces, incluso estaban catalogados erróneamente en otro tipo de patologías.

Hablemos de la dieta #singluten para las personas sin intolerancia. ¿Por qué? ¿Es realmente beneficioso? ¿Es una moda?

Una dieta #singluten en una persona sin intolerancia no mejora su condición física, no adelgaza, es más cara ( unos 100€/mes) y disminuye las posibilidades de alimentos que aportan nutrientes necesarios. Sin embargo, oímos en los medios de comunicación y en las redes sociales, que determinadas personas referentes en determinados ámbitos sociales dicen haber encontrado en la dieta sin gluten unos resultados que hace que lleguemos a reconocer que realmente existen aún a pesar de que no existen ninguna evidencia científica. Ahora quiero hacer una apreciación: si una dieta sin gluten pasa por eliminar productos procesados, comer más productos naturales: fruta y verdura, carne, pescado, olvidarte de la bollería industrial y de otros productos azucarados, bebidas como zumos industriales etc… entonces SI, la #dietasingluten tendrá un efecto beneficioso en tu organismo, pero no será por excluir el gluten, sino porque has sustituido productos poco saludables por otros naturales y nutritivos.

¿Y qué ocurre del reciente el cual establece una relación entra las dietas sin gluten y la contaminación por arsénico y mercurio?

Los productos sin gluten sustituyen los cereales que contienen gluten por arroz, que acumula arsénico, mercurio y otros metales tóxicos procedentes del suelo, el agua y los fertilizantes. Pues hasta ahora, no parece ser que esto sea preocupante por el momento, teniendo en cuenta que los celiacos no basan su alimentación en arroz y que el agua de riego de todos los arrozales no contiene indices de contaminación.

Es importante por lo tanto tener en cuenta que, para las personas celiacas, intolerantes o alérgicas, es necesario seguir una dieta sin gluten sí o sí, ya que es el único tratamiento existente. Mientras que para una persona no intolerante los beneficios de una dieta sin gluten no tienen ningún fundamento científico.

Todos sabemos los beneficios de una dieta elaborada con productos naturales, frescos, de temporada, locales. Esta es la dieta buena para un celiaco o para cualquier persona que pretenda cuidarse y vivir de una forma saludable.