Durante esta segunda mitad del mes de noviembre empiezan a poder recogerse las primeras trufas negras de la temporada, un manjar aún desconocido para muchos, escaso y de mucho valor para el mundo de la gastronomía.

La trufa negra, también conocida por el nombre de diamante negro de la cocina, es un hongo que crece en las raíces de árboles específicos como son las encinas, los robles, los avellanos y las coscojas. Es esférica y su tamaño variable, y puede llegar a alcanzar una media de 5 cm. Su valor es tan alto no solo por su escasez ni por la dificultad de su extracción sino porque se trata de un alimento con una espectacular variación de sabores y aromas.

fungo-1

Los amantes de las buenas trufas y de la alta cocina se lanzan, durante esta época, a la caza de los mejores platos en los restaurantes que ofrecen esta delicia, muchas veces, a un precio desorbitado. Pero, para comer una buena trufa negra hay otras opciones como cocinarla en casa. Fungo Trufas Selectas nos acerca a nuestro hogar este tesoro que nos ofrece la tierra.

Fungo es la evolución de la forma de entender las trufas, una empresa joven con ganas de invitar a vivir una experiencia exquisita para aquellos atrevidos que no tienen miedo a lanzarse a cocinar nuevas recetas y a probar nuevos sabores. Por eso, ofrecen trufa negra fresca para particulares dándonos la oportunidad de llevar nuestras recetas a un nuevo nivel y la posibilidad de evitar pagar desmesuradamente por consumirla en algún restaurante.

fungo-2

En Fungo apuestan por la calidad y la frescura del producto. Son productores y cuidan y miman todo el proceso de cultivo de la trufa para que llegue a nuestras manos un producto inmejorable. Sus instalaciones están en Teruel, una de las zonas con mejores condiciones de Europa para el cultivo de este preciado hongo, pero disponen de sede en Valencia donde realizan la selección, limpieza y empaquetado de los pedidos.

Además de trufa negra durante su temporada, también ofrecen, en primavera trufa de verano (Tuber aestivum) y en otoño trufa blanca (Tuber Magantum).

Esta empresa apuesta por la conservación del medio ambiente y por eso no utiliza productos que no son nocivos para la naturaleza. Incluso, tienen un servicio que nos permite contribuir a la reforestación apadrinando nuestro propio árbol trufero del que podrás recoger tus propias trufas. Mientras nuestro árbol crece recibiremos al año 20 gramos de trufa para que no se nos haga larga la espera. Y, a los 5 años, podremos ir, si queremos, a la jornada de recogida de trufa y vivir esta gratificante y divertida experiencia.

fungo-3