No hay verano sin un buen vino, y que mejor manera que probarlo con todo el frescor de un helado.

Las vacaciones invitan a deleitarse con las vistas, la mejor compañía y sobre todo disfrutar de los pequeños placeres de la gastronomía mediterránea. Siempre resultan más cortas de lo que son, pero tenemos la fórmula para estirarlas tanto como se alarga una buena botella de vino.

Sabemos que te gusta disfrutar del auténtico sabor combinado con tus ingredientes favoritos. Por eso hemos recopilado para ti los mejores helados de vino, ¿preparado para refrescarte?

HELADO DE PEDRO XIMENEZ, NUECES Y PASAS

HELADOS DE VINO IDEALES PARA EL VERANO

En primer lugar debes montar la nata en un recipiente hondo hasta que quede bien espesa, pero haciendo desaparecer los grumos. En otro bol mezcla leche, queso y azúcar hasta obtener una crema líquida y homogénea.

Ahora es el momento de unir las dos masas, la nata y la crema líquida. Bate durante 10 segundos hasta que coja consistencia y añade el ingrediente estrella: El vino dulce Pedro Ximénez.

Por último, añade:

  • Nueces.
  • Pasas.

Íntegra bien los ingredientes hasta obtener la masa idónea y ya casi tendrás lista la mezcla para el perfecto helado de vino.

Ahora es el momento de verter la masa en tus envases favoritos, meterla al congelador y esperar para poder disfrutar de tu helado casero.

HELADO DE VINO TINTO

HELADOS DE VINO IDEALES PARA EL VERANO

Lo primero que debes hacer es verter el vino en una cazuela junto con la canela y la piel de naranja. Lo tienes que dejar hervir hasta que la cantidad de mezcla se reduzca a 200 ml. Una vez la mezcla se reduzca debes colarlo y hervirlo de nuevo durante aproximadamente diez minutos.

En otro bol debes mezclar:

  • Yemas.
  • Nata.
  • Azúcar invertido.

Una vez estén todos los ingredientes bien combinados incorpora la mezcla a la cazuela del vino hirviendo. Cuando todo esté bien mezclado es importante meterlo en el congelador durante unas cuatro horas y ya tendrás listo tu helado de vino tinto.

HELADO DE VINO DULCE

HELADOS DE VINO IDEALES PARA EL VERANO

El primer paso es mezclar el vino y el azúcar en un bol e ir añadiendo poco a poco la nata y montarla junto con los demás ingredientes. Una vez sea una masa sólida debes incorporar las almendras e introducir la mezcla en un recipiente apto para frigorífico y meterlo en el congelador.

Una vez hayan transcurrido aproximadamente cuatro horas tendrás tu helado de vino listo para disfrutarlo.

Y tú, ¿con qué receta te atreves?

¿Te han gustado estas recetas? Te invitamos a que leas un poco más sobre vino.