El pasado mes de octubre comenzó una nueva aventura dentro de Gastroagencia.es: Los Fogones. Al mando de ellos, cocinando todo lo que se venía encima, estaba Patricia Fontes, nuestra experta en gastronomía que se maneja como nadie entre cacerolas, sartenes, ollas y hornos. Ahora, unos meses después de trabajo desbordante y con todas las expectativas superadas, nos sentamos un rato con ella para que nos explique de primera mano todo lo que ha supuesto Los Fogones de Gastroagencia.

¿Cómo surge la idea de crear los Fogones de Gastroagencia.es?

Buscábamos la forma de darle un valor añadido a Gastroagencia.es, y se nos ocurrió que la mejor opción para cerrar el círculo era crear Los Fogones, un espacio donde enseñar a cocinar y a la vez, un lugar donde hacer pequeños eventos como cumpleaños y otras celebraciones donde tenga protagonismo la gastronomía. A día de hoy, estamos orgullosos de esta nueva línea de negocio porque es muy enriquecedor enseñar a cocinar a gente que de verdad tiene interés y quiere aprender. Además, es muy divertido porque los pequeños eventos que hacemos como reuniones de trabajo, de amigos o despedidas de soltera, hay un contacto muy directo con el cliente y disfrutas mucho enseñando.

Para los que no hayan oído aún nada sobre esta nueva línea de negocio, ¿cómo explicarías qué son Los Fogones?

Los Fogones son dos espacios donde se hace posible organizar cualquier evento que se te ocurra y que tenga que ver con gastronomía. Hemos hecho mucho más que cursos de cocina. Meriendas, brunch, celebraciones en las que cada uno prepara un plato, etc. Además, las localizaciones de ambos espacios son privilegiadas.

Exacto, por ahí iba la siguiente pregunta. Y es que otro de los aspectos importantes a la hora de dar docencia en cocina es el espacio de trabajo. ¿Cómo son los dos locales para dar clases en Los Fogones y qué diferencias tienen uno del otro?

Por un lado está GastroCenter, al que le tengo mucho cariño porque es donde empezó todo. Es una cocina muy amplia, con 5 fogones, 5 hornos, con todo el material necesario para cocinar tranquilo y con espacio. Está en pleno centro de Valencia (Calle Comedias 7) y es un lugar precioso. El segundo es GastroBeach, que está a orillas del mar, en la Playa de la Patacona. Este es impresionante, sobre todo en verano, que contamos con una terraza muy grande y es un espacio muy iluminado con una cocina muy completa y cuidada. La diferencia principal es que el del centro está más enfocado a los talleres y cursos de cocina, y el de la playa lo dedicamos más a eventos privados, como el otro día, que un grupo de amigas decidió reservarlo para estar en un sitio íntimo donde disfrutar de la gastronomía y una copita después con las personas que quieres. En común tienen lo cuidados que están y el hecho de que ambos son muy parecidos en estilo, con esa tendencia nórdica actual.

¿Qué tipo de cursos y talleres se van a encontrar los potenciales clientes cada mes en la web de Los Fogones?

Los cursos que vas a encontrar en Los Fogones son siempre de una cocina de siempre, mediterránea y del día a día. Hacemos cursos para ayudar a nuestros alumnos a aprender a tener nuevas ideas, porque a veces se te acaban las ideas para saber que cocinar cada semana sin ser repetitivos. Les enseñamos también a organizarse en la cocina, en la compra y a hacer platos muy sencillos pero con mucho sabor y muy cuidados en la presentación. Hacemos cursos de cómo preparar una comida de amigos o un buffet siempre usando producto de mercado y de temporada.

Una de las preguntas habituales en estos casos es saber si hace falta algo de base de cocina o si se puede acudir siendo un completo novato… ¿A qué público van dirigidos estos talleres?

Muchos alumnos nos han preguntado por el nivel y siempre decimos lo mismo: que no se preocupen porque nosotros siempre damos las recetas detalladas de como se hace la elaboración, cada ingrediente, etc. Además, aunque en clase haya alumnos con nivel más alto, siempre se explica todo: desde cómo se pica la cebolla a lo que haga falta. Si hay que parar para explicar, se para, porque lo más importante es que salgan de la clase con la sensación de haber aprendido. Por eso decimos que está enfocado para todos los niveles, siempre hay alguna idea, truco que no sabías y, si tu nivel es bajo, vas a aprender desde cero. También hemos querido enfocar los cursos a lo que nos gusta hacer en nuestra casa cuando cocinamos. En mi caso no falta música y una copita de vino. Y es que no hacemos un curso profesional, sino un curso de amigos, para hacerlo más ameno y para que uno se sienta como en casa. Cuando llegas tienes tu delantal de regalo que te puedes llevar a casa, tu refresco y una música tranquila para crear un ambiente relajado, que es la mejor forma de aprender.

Como cocinera profesional, cuéntanos cuál ha sido tu trayectoria…

Yo acabé la escuela de restauración con 20 añitos y ahí empecé. Antes no teníamos la suerte de ahora que hay hasta una carrera y muchas otras opciones para estudiar gastronomía. Solo había un módulo que completé y después hice las prácticas en un restaurante pequeño de cocina de mercado en Godella. Quedaron muy contentos conmigo y me contrataron. Allí estuve 3 años como jefa de cocina. Era un lugar con solo 10 mesitas, pero era todo muy cuidado, desde la calidad de la comida, a la presentación y el trato. Aprendí muchísimo ahí y luego cambié para dedicarme a hacer eventos con diferentes caterings. Hace 4 años empecé a trabajar para Catering 5, donde dirigía el taller de cocina. Ahí empecé mi función de profesora de cocina, y la verdad es que es de las etapas más bonitas y de la que más disfruto.  Es muy gratificante el trato directo con el cliente y enseñar todo lo que uno sabe hacer bien. Desde hace un añito, hemos empezado con Los Fogones, donde estoy al mando de los talleres, cursos y de los eventos privados que hemos comentado antes.

Ahora que ya está todo en marcha y que incluso se ha realizado algún curso, ¿qué expectativas tienes puestas en Los Fogones?

Con el poco tiempo que llevamos se han superado todas las previsiones. Confiaba en que funcionaría bien pero no imaginaba que en tan poco tiempo fuésemos a llegar a tanta gente. Ahora mis expectativas es seguir este camino de trabajo y esfuerzo para que la gente siga quedando contenta. De hecho, ya estamos formando a una chica para que nos ayude con los eventos que tenemos, porque ha sido tal la aceptación que no damos abasto y necesitamos a una persona más. Mi meta es que la gente nos reconozca y que siempre que piensen en montar algo en relación con la gastronomía, que seamos los primeros en venirles a la mente.

Además de cursos y talleres de cocina, ¿qué otras ideas hay planteadas para hacer con Los Fogones?

Eventos privados, lo bueno es que cada uno se hace a medida según lo que quiere cada cliente, por lo que cada uno es diferente. Nada se parece al anterior. Algunos quieren showcoocking y ven como cocinamos, otros quieren participar haciendo parte del menú o incluso entero. También hemos hecho eventos tipo concurso de masterchef. Lo llamamos Love Cooking y consiste en montar un pequeño supermercado y se hacen dos grupos que compiten haciendo una receta que se les ocurra o un menú que propongamos. También está la opción Cooking Party, que en este caso son con más equipos participando. Al final, lo que hemos conseguido es hacer eventos privados a un precio muy competitivo y que permite a todo el mundo plantearse hacerlo.