En gastoragencia.es nos encanta comer bien, y también revelarte dónde puedes hacerlo cada vez que descubrimos un lugar nuevo. Es el caso de Rocarroz, un restaurante situado en Rocafort y en el que recientemente hemos disfrutado de una de las mejores paellas que hemos probado en la zona de Valencia Capital y alrededores.

¿Su dueño? Carlos Fernandez, un arquitecto técnico que buscaba ofrecer algo diferente. Su pasión por la cocina le llevo a poner en marcha la idea, algo que junto al apoyo de sus amigos hizo que desarrollará y evolucionará su proyecto para finalmente ponerlo en marcha. Durante nuestra visita, Carlos nos reconoce que “la esclavitud de un restaurante” era uno de los factores que más le echaba para atrás, por lo que decidió cambiar el método habitual: “Aquí me levanto a las 9 y cierro a las 16h.  El modelo de negocio es muy interesante porque hay un nicho de mercado, algo diferente. Cocina internacional donde caben otras cosas”.

Y es que en el mundo de la gastronomía, que tan en alza está en los último años, Carlos advierte que la gente es “cada vez más exigente y yo también”.  Dentro de las novedades que ofrece el local, se incluyen además cursos de cocina donde se puede aprender a hacer una buena paella, o también aprender diferentes platos de cocina internacional. “El objetivo es compartir conocimientos además de ir haciendo marca para tener una mayor presencia y protagonismo”. Rocarroz también realiza eventos privados que dependen siempre del presupuesto que cada grupo disponga.

Otra de los aspectos destacables de este espacio es el producto: siempre fresco y de primera calidad. Arroz de la albufera, aceite de oliva virgen extra, la bajoqueta de la huerta. En definitiva, se busca “ofrecer mismo precio mejor calidad. No me gusta ser cómodo. Si no buscar la calidad para conseguir los mejores resultados. Crecer es ni premisa y mejorar constantemente”, señala Carlos.

Dentro del equipo, con el que “no haríamos nada”, está gente como Pepe Fortea, un profesional de enorme currículum y con muchísimas ganas de trabajar. “Esto nos permite hacernos mejores mutuamente. Sin el equipo no somos nada y sin los clientes tampoco. Y mucho menos sin la calidad. Queremos dar el mejor servicio posible”, señala el dueño de Rocarroz. 

Mirando al futuro, Carlos Fernández señala que su visión de aquí a un año es hacer lo que el camino le vaya diciendo. “Quiero reforzar la parte de catering. Sentirme cómodo con la máquina. Estamos en mejora continua. Cada día somos un poco mejores. A partir de ahí haremos planteamientos de trabajo. No me voy a quedar solo en esto”. Para finalizar, el dueño de Rocarroz nos revela su truco para la paella valenciana: arroz de J. Sendra – La perla. “Es de l’Albufera y tiene mejor absorción que un bomba”. Tomamos nota y no dejamos de seguirlos en sus redes sociales: https://www.facebook.com/Rocarroz/