Cerezas

Cerezas

Llega el buen tiempo y con él… algo que nos encanta. Sí, ¡LA FRUTA! Y por tanto, llega  la época de cerezas en el Mediterráneo. Los cerezos ya han perdido sus flores blancas, dando paso a las hojas que anuncian la llegada del fruto.

La cereza es un alimento que se conoce desde la Prehistoria. La mayor parte de las cerezas vienen de una planta llamada Prunus Aivum, o el cerezo, un árbol frutal conocido en la cuenca mediterránea desde la Edad Antigua, el cual, se extendió gracias a los griegos y los romanos. El cerezo en flor es el símbolo de Japón, y como tal es un árbol muy apreciado en este país asiático. Aunque la mayoría de los cerezos japoneses son ornamentales y no dan fruto, sí que existen especies que producen durante los meses de mayo, junio y julio, como en España.

El sabor dulce de las cerezas, el llamativo color rojo, el líquido que se desprende al tomarlas y la facilidad que se tiene para llevarlas a cualquier lugar son razones por las que a todo el mundo les gustan. ¡Además son geniales para la salud!

cereza

Propiedades nutricionales y beneficiosas de las cerezas

Las cerezas son una fruta que nos aportan unos excelentes aportes nutricionales, ademas de numerosos beneficios para la salud. Una taza de cerezas tiene tan solo 87 calorías, 22 gramos de carbohidratos, 1 gramo de proteína y 3 gramos de fibra.

  • Están llenas de actioxidantesllamados antocianinas que ayudan en la reducción de enfermedades cardíacas y cáncer.
  • Las cerezas son una de las pocas fuentes alimenticias que contienen melatonina, un antioxidante que ayuda a regular el ritmo cardíaco y los ciclos de sueño del cuerpo.
  • Son ricas en vitaminas C, E, potasio, magnesio, hierro, ácido fólico y fibra.
  • Tienen un elevado contenido de agua, por lo tanto, son buenas para la hidratación.
  • Se conocen como “alimento del cerebro”, ayudando en la salud del cerebro y en la prevención de la pérdida de memoria.
  • Debido a sus poderosos beneficios anti-inflamatorios, las cerezas pueden actuar en reducir el dolor; son muy aconsejadas para el dolor de tendones y músculos que sufren por sobrecarga los corredores y atletas después de los entrenamientos.
  • Comer cerezas reduce el riesgo de diabetes. Siendo aptas también para el consumo de los pacientes con diabetes, dado que no contienen más glucosa que frutas como la pera. Su índice glucémico es 22.

Además, son perfectas para la merienda o el almuerzo de los niños, debido al poco aporte calórico y a que son fáciles de trasportar.

cerezas

Cocinar con cereza

Esta fruta típica de finales de primavera y principios de verano, se tiene que recoger y comprar bien madura. Dado que la cereza no madura bien en casa conviene comprarla en su punto de maduración para disfrutar de todo su sabor.

Antes de comprarlas debemos comprobar que están firmes, no blandas, y que el tallo es de color verde. La cereza, al ser una fruta que se come entera, hay que lavarla a conciencia antes de su consumo. Y, si tenemos la posibilidad de elegir, mejor buscar cerezas producidas en cultivo ecológico, en los que no se hayan utilizado pesticidas, fungicidas, herbicidas, ni abonos químicos.

Si queremos comer cerezas crudas o preparar zumos es mejor comprar sus variedades más dulces. En cambio si lo que queremos es preparar tartas, pasteles, helados, mermeladas o otros platos de repostería son mejores las variedades ácidas. Podemos distinguir entre ácidas y dulces por su color. Las ácidas suelen tener un color rojo brillante y las dulces un color más oscuro.