El invierno se tiñe de color verde: alcachofas

El invierno se tiñe de color verde: alcachofas

Muchos la consideran una joya gastronómica del invierno. Según algunos investigadores, su primera denominación (“karsicuf”) es una palabra de origen asiático, a la que se añadió el prefijo “al”, que hace pensar que fueron los árabes quienes dieron su nombre a esta hortaliza. Lo que sí que es cierto es que la alcachofa es un alimento sano y saludable, de temporada durante el invierno y que es ideal para el mes de enero en el que todos nos proponemos empezar con los buenos hábitos alimenticios.

La alcachofa es una verdura crujiente, ligeramente amarga y jugosa, y en crudo da sensación de frescor en la boca. Es rica en fósforo, hierro y calcio. También tiene vitaminas A, B y C y su contenido en agua llega al ochenta y cinco por ciento. Esta hortaliza nos ofrece unas excepcionales cualidades gastronómicas y se puede preparar en infinidad de variedades de platos: crudas, hervidas, rellenas, fritas, rebozadas, guisadas, en sofrito, a la brasa, al horno…

alcachofa

Atributos y propiedades nutricionales

Se ha demostrado que el consumo de alcachofa ayuda a combatir afecciones hepáticas ya que, como decíamos, destaca por poseer minerales como el hierro, el fósforo y el calcio. Por eso, es altamente recomendable para contribuir en la medida de lo posible en mejorar el estado de las personas que sufren hepatitis (A y B), cirrosis, degeneración de la grasa del hígado causada por el alcohol, hepatitis alcohólica, intoxicación por medicamentos, y siempre que se desee potenciar las funciones desintoxicantes del hígado.

Además de las vitaminas, también tiene un alto contenido en fibra y cuenta con presencia de insulina por lo que ayuda al correcto funcionamiento intestinal ya que actúa como laxante moderado.

En definitiva:

  • Ayuda a la regeneración de las células hepáticas.
  • Combaten las sustancias tóxicas potenciando las funciones desintoxicantes del hígado.
  • Reducen los triglicéridos y por tanto el colesterol
  • Contienen propiedades digestivas por lo que son muy eficaces contra la acidez de estómago, el ácido úrico y los cálculos biliares.
  • Dispone de propiedades diuréticas eliminando la retención de líquidos y evitando los problemas circulatorios, por lo que son muy adecuadas en las dietas de adelgazamiento y de control de peso.

alcachofa-1

Lo que hay que tener en cuenta a la hora de comprar alcachofas

A la hora de la compra y para reconocer su frescor, hay que comprobar que pese en la mano, que sea firme y que sus hojas están bien apretadas.

El color de las hojas debe de ser verde o tintado, brillante, rechazando las que la tenga demasiado oscuro.

Alcachofas en la cocina

Gastronómicamente, la alcachofa tiene mucha importancia y da mucho juego en la cocina. Como comentábamos se puede consumir de muchas formas. La parte más exquisita y sutil es el corazón formado por las hojas del cogollo.

La acompaña muy bien el jamón, los huevos, el foie o el marisco y puede guisarse de mil maneras diferenciadas. A la hora de preparar las alcachofas, lo primero que hay que hacer es pelar la parte de las hojas dejando el corazón. A continuación, con ayuda de un pelador, hay que pelar la parte verde del tallo.

Al cocinarlas, siempre hay que evitar hervores prolongados, ya que la sobrecocción afecta a su sabor y a su textura.

Además, si queremos darle un toque especial a nuestro plato con alcachofas podemos regarla con un Cava.

alcachofa-2

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *