La llaman el diamante negro de la gastronomía, no solo por su precio y por la dificultad de su extracción ya que se esconde bajo tierra en simbiosis con las raíces de encinas, robles y avellanos, sino por la espectacular variación de sabores y aromas que la trufa negra nos puede aportar en nuestra cocina.

El mes de noviembre, además de acercarnos al frío, nos trae consigo las primeras trufas y es que, sobre el día 15 el aspecto del terreno ya nos da una idea de donde se encuentran y podemos salir a buscarlas junto a los perros adiestrados que huelen los ejemplares que ya están maduros. Estos animales son capaces de detectar el aroma de una trufa a 50 metros de distancia, incluso aunque esté enterrada a 50 centímetros de profundidad.

Una vez extraídas, las trufas se seleccionan por tamaños y se llevan a los mercados especializados. Las mejores opciones para encontrar este cotizado manjar se encuentra en templos de la trufa con son las provincias como Huesca, Teruel, Soria o Castellón.

¿Cómo es la trufa negra?

La trufa negra (Tuber melanosporum) es esférica y su tamaño variable, y puede llegar a alcanzar una media de 5 cm. Su superficie es negra y abollada en formas poligonales; y por dentro, la carne es de un negro menos intenso.

trufa-negra-1

Se trata de un hongo que crece en las raíces de árboles específicos como son las encinas, los robles, los avellanos y las coscojas. Tiene un aroma muy intenso y se puede encontrar en muy pocos lugares del mundo ya que crece en zonas muy concretas que tienen un clima y una altitud determinados. Afortunadamente, España, es una de las zonas que cumple con las condiciones adecuadas, sobre todo, el área de Teruel que tiene unos veranos cortos y frescos, lo que favorece el crecimiento del hongo durante esta época del año. Este clima es posible debido a la altitud de la zona, el relieve del suelo de todos los campos y la cercanía al mar Mediterráneo.

Propiedades de la trufa negra

La trufa negra, como hemos dicho, es el producto estrella de la temporada invernal. Además de su gran sabor y aroma también es beneficiosa para nuestra salud.

  • Mejora el sistema inmunitario. La trufa negra contiene vitamina C y en vitaminas del grupo B (B2, B3 y B9). También nos aporta minerales como el hierro, el calcio, el selenio, el magnesio y el fósforo.
  • Combate el envejecimiento. Es un rico antioxidante.
  • Ayuda a adelgazar. Su alto contenido en agua la convierte en un alimento perfecto para las dietas de adelgazamiento.

Trufa negra: usos en la cocina

El uso de la trufa negra en la gastronomía es variadísimo y su potente aroma y su intenso sabor hacen de este producto un excelente manjar codiciado por los paladares más selectos.

La trufa negra de invierno siempre la utilizaremos como condimento, nunca como alimento. Si es posible, fresca y recién recolectada. La trufa no necesita de platos sofisticados de alta gastronomía ya que el producto en sí aporta su sabor y olor, e incluso otra dimensión al combinarla con ingredientes tan sencillos como el huevo, la pasta, el arroz y la patata.

trufa-negra-2

Para conseguir trufa negra fresca y de buena calidad que podamos utilizar en nuestra cocina tenemos que buscar bien. Fungo es una empresa especializada en la que podrás encontrar trufas inmejorables. ¡Entra y disfruta de este manjar!