Cuando empieza a llegar el final de la temporada de otoño, las temperaturas suelen ser muy bajas y empieza a llegar el verdadero frío. Nos apetece más quedarnos en casa, con un plan de manta y sofá y comer algo caliente. Es normal que nuestro cuerpo empiece a pedirnos comida más cálida y energética para combatir el frío y los días húmedos. Sin embargo, no hemos de olvidarnos de nuestros buenos hábitos alimentarios: seguir una dieta sana y equilibrada que incluya las frutas y verduras, los cereales y la fibra y todo lo que necesitamos para cuidar de nuestra salud, tanto física como mental. Así, reforzamos nuestro sistema inmunitario para protegernos de los posibles resfriados, gripes, virus… de las patologías más comunes que aparecen en otoño o invierno.

Por eso, que cada estación del año tenga sus propios alimentos no es una coincidencia. La naturaleza pone a nuestro alcance las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para estar sanos en cada época.

Las frutas se asocian como alimento ideal para refrescarse en verano pero también son excelentes para enfrentar de mejor manera el invierno, ya que aumentan la temperatura corporal y refuerzan las defensas del organismo. Así, es indispensable que evitemos esa sensación de excesiva frescura que nos produce, generalmente, la ingesta de frutas en estas estaciones del año y sigamos las recomendaciones de los expertos: 3 porciones de fruta al día.

Las frutas de temporada: los imprescindibles de diciembre

Todos sabemos que el acceso a la fruta de importación está a la orden del día pero el consumo de la de temporada aporta grandes beneficios tanto para nosotros como para el medioambiente. La fruta local se recoge en su punto óptimo de maduración y es más sabrosa que la que va a ser transportada además de ofrecernos las vitaminas que necesitamos en concreto para cada momento del año.

frutas-temporada-granada

Las frutas de temporada en noviembre son:

  • El kiwi. Es una fruta exótica, famosa por su alto contenido en fibra. Además, aporta tanta vitamina C como una naranja.
  • La granada. Su gran poder antioxidante se debe a su riqueza en compuestos como el ácido elágico, las antocianinas y los taninos, que contribuyen a mantener las arterias sanas y a prevenir enfermedades degenerativas asociadas a la edad. Es depurativa y un buen bálsamo intestinal.
  • La pera. La pera conference es la pera de otoño y se distingue por su jugosidad y finura. Tiene un alto contenido en potasio, es depurativa y digestiva.
  • El mango. Es la fruta tropical perfecta para degustar en todos los formatos: zumo, batido, mousse… Su alto contenido en vitamina C contribuye en la absorción del hierro y la generación de glóbulos rojos, imprescindibles para nuestro sistema inmunitario.
  • La mandarina. Se pela con facilidad y es perfecta para los niños. Tiene un alto contenido en vitamina C.
  • La naranja. se la considera la fruta reina de los meses fríos. Su ingesta diaria mantiene activas las defensas del organismo contra catarros, anginas y gripes y su contenido antioxidante colabora en la inhibición de ciertos tipos de cáncer como el de pulmón. Aporta 50mg de vitamina C por cada 100g.

La vitamina c y los antioxidantes: los grandes aliados

No es ningún secreto que la vitamina C participa en muchos procesos vitales para el buen desarrollo de distintas funciones corporales, tales como: el desarrollo de dientes, encías y huesos; la absorción del hierro; el crecimiento y reparación del tejido; la producción del colágeno; la metabolización de grasas; cicatrización de las heridas; y que ayuda a reducir la duración e intensidad de las enfermedades del frío. Por eso es imprescindible consumir las frutas de temporada para integrarla a nuestro organismo.

Los antioxidantes previenen el desgaste y envejecimiento celular excesivo ante situaciones de alta demanda energética como estrés, enfermedades crónicas, grandes esfuerzos físicos o mentales o simplemente el paso del tiempo. Es necesario incluirlos en nuestra dieta, cuando llevamos un ritmo de vida frenético. Los encontrarás, como hemos dicho, en la granada, por ejemplo.

Este es nuestro consejo: si quieres comer alimentos que te aporten todo lo que necesitas y tengan el un sabor exquisito, lo mejor es consumirlos de temporada. ¡Todo es mejor a su debido tiempo!