La sandía, la fruta del verano

La sandía, la fruta del verano

La sandía es sinónimo de verano. Es indudablemente el producto de esta temporada. Y esto es porque resulta ideal para calmar la sed, ya que se trata de una fuente de hidratación por estar compuesta por más de un 90% de agua. Además de su alto contenido de agua, es baja en calorías y es antioxidante, perfecta para la operación bikini. Se trata de un alimento muy completo y con una gran cantidad de nutrientes. Vamos a descubrir más sobre la reina de las frutas del verano.

SANDÍA

Variedades

Se conocen más de cincuenta variedades de sandía, clasificadas según su forma, color, peso, periodo de maduración… Aunque existen dos variedades genéricas:

  • Sandías con semillas: engloba las variedades más tradicionales, que contienen semillas negras o marrones, una corteza verde oscura y un intenso color rojo.
  • Sandías sin semillas: incluye las variedades que tienen semillas tiernas de color blanco que pasan desapercibidas al comer el fruto. Su corteza es verde claro y suele tener rayas verde oscuras.

Beneficios y propiedades

Para que la incluyas en tu mesa este verano, debes saber que la sandía, además de combatir el calor y ser muy sabrosa, tiene otras cualidades que favorecen a tu salud.

  • Disminuye el riesgo de obesidad, enfermedades del corazón y la diabetes.
  • Previene el asma.
  • Reduce la hipertensión.
  • Puede combatir el cáncer.
  • Mejora la digestión y el tránsito intestinal.
  • Previene enfermedades de la vista.
  • Es un antiinflamatorio natural.
  • Previene de las agujetas.
  • Es beneficiosa para la piel y el pelo.
  • Mejora la salud sexual.

AMIGOS

Elección y conservación

Para elegir una buena sandía es muy importante observar si la mancha de la cáscara que ha estado en contacto con el suelo tiene un color amarillento. Por el contrario, una mancha blanca o verdosa significa que la sandía se ha recogido antes de su total maduración. Un buen consejo es darle algunos golpes con los dedos o la palma de la mano para ver si suena a “hueco”. Si es así, la sandía generalmente estará madura. Además, se debe observar que la corteza no presente cicatrices, áreas sucias o algún otro defecto.

En cuanto a la conservación, esta fruta aguanta en buenas condiciones durante cinco o seis días a temperatura ambiental gracias a su gruesa corteza. Aunque para una conservación óptima, se recomienda almacenarla en el frigorífico a unos 15ºC. De esta forma, podrá mantenerse durante dos semanas o más.

Receta fácil

Debido a su gran dulzor, la sandía es un alimento que queda relegado casi exclusivamente al postre. Pero para no caer en el tópico del sorbete de sandía o de la macedonia de frutas, os traemos un plato: ensalada de sandía, queso feta, albahaca y menta.

Ingredientes:

  • Media sandía sin semillas
  • Queso feta
  • Menta fresca picada
  • Albahaca fresca
  • Zumo de limón
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Preparación:

  1. Cortar la sandía en tacos cuadrados más o menos del mismo tamaño.
  2. Aderezar con zumo de limón los trozos de sandía.
  3. Añadir albahaca y menta, aunque no toda.
  4. Cortar el queso feta y añadirlo a la ensalada.
  5. En el momento de servir, agregar un poco más de albahaca y menta.

Nota: Una variante del aderezo es duplicar la cantidad de zumo de limón y agregar una pizca de hojas de pimienta de cayena, dos cucharaditas de miel y una cucharadita de jengibre rallado.

ENSALADA