Mahora, la evolución de la cocina mediterránea

Mahora, la evolución de la cocina mediterránea

Hoy, hablamos con Rosario Saus, la propietaria de Mahora y el alma de la cocina de este nuevo local.

¿Cómo empezó este proyecto? ¿Te habías dedicado anteriormente a la restauración?

Siempre supe que quería trabajar en este mundo. Empecé estudiando restauración (cocina y gestión) en la Escuela de Hostelería y Turismo de Valencia y después me marché a París a seguir con mis estudios en Le Cordon Bleu. Fue una experiencia impresionante porque me permitió conocer a gente de todo el mundo y enriquecerme, tanto a nivel personal como profesional, de muchísimas culturas.

Cuando terminé, me marché a Madrid y trabajé, durante cinco años, en diversos restaurantes como el del Hotel Wellington. Pero, como nos pasa a todos en algún momento, nuestras raíces nos llaman y decidí que era el momento de volver a Valencia. Estar con mis amigos, con mi familia… era algo que echaba de menos.

Empecé en Valencia con una pequeña cafetería que reconvertí en un bistró. El negocio fue un éxito y el local se me empezó a quedar pequeño. Me puse a buscar nuevas opciones y así, me encontré con Mahora.

Mahora

¿Por qué Mahora? Suena a Mediterráneo…

Me encanta que os suene a eso porque es exactamente lo que quiero transmitir: cocina mediterránea actual. Pero la verdad es que Mahora es el pueblo de mi abuela. Una pequeñísima localidad de Albacete de la que tengo muy buenos recuerdos de mi infancia. Un lugar que me hace sentir en casa.

Para mí, hacer un homenaje a las abuelas era algo muy importante porque este proyecto significa “evolucionar sin olvidar las raíces”. De hecho nuestra imagen corporativa representa este concepto: se trata de un molinillo, que es un símbolo de la cultura castellana, pero de papiroflexia, que nos aporta valores e influencia nuevas y extranjeras.

¿Qué tipo de comida ofrecéis en Mahora? ¿Hay opciones veganas o vegetarianas?

Explicando el origen del nombre no quiero confundiros: en Mahora no hacemos cocina manchega si no mediterránea pero con toques internacionales.

Por eso, en nuestra carta puedes encontrar clásico como la ensaladilla, las bravas… pero siempre con algún elemento diferente que no te esperas.  Quería que la carta reflejara también mi trayectoria profesional y las diferentes gastronomías que me han marcado.

Para los veganos, hemos construido un apartado en la carta con platos específicos, pero como lo hacemos todo en el momento, otros muchos de la carta se pueden adaptar para ellos. Como decía antes, nuestro objetivo es que la gente se sienta muy a gusto, que en Mahora encuentre un lugar donde sentirse cuidado y por eso, tanto para personas con dietas más específicas o con alergias podemos cocinar con sus peticiones.

Mahora-platos

¿Cuál dirías que es vuestro plato estrella? ¿Es el plato que más piden? Personalmente, ¿cuál es tu favorito?

Están funcionando muy bien platos como las alcachofas al foie, la ensaladilla de pollo, la tosta de sardina ahumada… Personalmente, me encanta el figatell en pan de albahaca. ¡Es todo un espectáculo!

Tenemos un menú a mediodía por 11,50€ que incluye 3 entrantes, para que puedas probar cosas variadas, un plato principal, la bebida, postre casero o café.

Todo el mundo está hablando de vuestros almuerzos, ¡cuéntanos por qué son tan especiales!

Tenemos un concepto de almuerzo diferente. Incluye la bebida, el bocadillo, los cacahuetes y en lugar de aceitunas servimos una ensaladilla especial. ¡También incluye el café! Los bocadillos están buenísimos y el precio es de 4,50€ o de 5€ en función del tamaño.

Mahora-almuerzos

Vemos que la decoración del local es bastante especial, ¿en qué os habéis inspirado? ¿Hay objetos especiales para vosotros?

Lo cierto ha sido un trabajo en equipo. Mi familia, mis amigos y yo hemos ido añadiendo muebles y objetos decorativos y el resultado ha sido este. Me he sentido muy acompañada y estoy muy agradecida por tenerlos en mi vida.

¿Qué les dirías a los valencianos que aún no conocen Mahora para que lo prueben?

Les diría que cuando lo prueben, ¡van a repetir!

Mahora-local