Con la llegada del invierno, las temperaturas bajan y nuestro cuerpo nos empieza a pedir platos contundentes que nos den el calor que necesitamos. Sin embargo, no hemos de olvidar seguir unos buenos hábitos alimenticios.

Muchos consideran la comida a sana como comida “aburrida” argumentando el tema del sabor, del color y la textura. Diciembre nos trae el alimento perfecto para seguir con una dieta equilibrada que no nos parezca monótona: el pavo. ¿Será porque ya es Navidad?

pavo

Beneficios del pavo

La carne del pavo es fuente de proteínas, vitaminas del grupo del complejo B como la B1, B3, B5, B6, biotina, B12 y el ácido fólico, y de minerales como el fósforo, el potasio, el magnesio, el hierro y el cinc. Por ello, nos aporta beneficios como:

  • Previene de enfermedades cardiovasculares.
  • Colabora en dietas para bajar de peso por tener muy poca grasa.
  • Combate la anemia.
  • Facilita la digestión.
  • Contribuye a mantener sano el sistema nervioso.
  • Mejora la salud de la piel porque favorece la hidratación.
  • Ayuda a prevenir el envejecimiento celular.
  • Mantiene sanos los huesos, los músculos, las uñas y el cabello.

pavo-1

¿Cómo hay que consumir el pavo?

Aunque es verdad que muchos consideran la carne de pavo poco emocionante, si se cocina y se combina con los ingredientes adecuados se convierte en un plato muy sabroso.

El pavo, es preferible prepararlo por piezas, porque tienen distintos tiempos para cocinarse. Sin embargo, en los grandes eventos apetece hacerlo entero por la espectacularidad de la presentación. Por eso, hay que tener mucha paciencia y conocer algunos trucos para que salga bien.

  • El pavo tiene que estar totalmente descongelado para marinarlo.
  • Cuando se coloque en el horno, se debe seguir la regla de 30 minutos de cocción por cada kilo de pavo. Y cada 45 minutos se debe cubrir con su mismo jugo de cocción (también se le puede agregar caldo de pollo o vino), para mantenerlo siempre hidratado.
  • Cuando esté listo, debe cubrirse y dejarlo reposar durante unos 25 – 30 minutos.

¿Por qué comemos pavo en Navidad?

La Navidad es el hábitat natural de la tradición y las costumbres familiares. Las mesas se llenan de recetas que, por muy anticuadas que estén, a todo el mundo nos encantan. Las navidades hilan un año con el otro a base de recuerdos, sabores y olores.

¿Alguna vez te has preguntado porque se come pavo en Navidad? El pavo y su forma de prepararlo se remonta a los aztecas. Fue introducido en España por parte de los conquistadores españoles en el siglo XVI y poco a poco se levantó una gran popularidad de esta ave entre la realeza y la nobleza debido a ser considerado algo exótico. Posteriormente, los cristianos más humildes empezaron a prepararlo en las comidas de Navidad ya que era el único día en que se permitían algo más caro.

Hoy en día la ingesta del pavo no está relacionada solamente con esta festividad especial sino también se acostumbra a comerlo en cualquier otra época del año debido a los “grandes” avances en la crianza y distribución de las aves como el pollo y el pavo. Sin embargo, sigue siendo el gran protagonista del 25 de diciembre.

pavo-2