Llega a Valencia la auténtica pizza napolitana

Llega a Valencia la auténtica pizza napolitana

Esta semana en gastroagencia.es entrevistamos a Luca La Gatta, un cocinero italiano emprendedor que, tras curtirse en Londres con dos exitoso locales, llega a Valencia para deslumbrar con sus pizzas auténticamente napolitanas, región de la que es oriundo. Por sus ganas y su forma de hablar, se nota que Luca no está aquí de paso. La Gatta Pizzería viene a la capital del Turia a marcar un antes y un después en este tipo de cocina que tanto gusta a la gente mediterránea como él.

¿Cómo y cuando surgió tu pasión en el mundo de la cocina?

De pequeño. Me gusta cocinar. Pero antes de cocinar, me gusta comer. Cuando era pequeño miraba a mi madre cocinar. Ella es una gran cocinera pero muy tradicional, por lo que yo pensaba que podría hacer algunas modificaciones e innovaciones. Poner algún detalle y mejorar un poco sus platos. Hay que destacar que de pequeño era muy gordo y cuando llegaba a casa después del colegio abría la cocina y no tenía nada de comer. Entonces solo había harina, huevo, azúcar… y por tanto, me dedicaba a amasar todo y lo metía en el horno. Después le ponía encima lo que tuviera en casa: chocolate, nata…

¿Cuáles han sido tus primeros pasos? ¿Cómo has ido creciendo hasta llegar a Valencia?

Mi hermana estaba en una escuela de hostelería. En verano siempre trabajaba con ella para ganar algo de dinero. Esto era mi mundo cuando era pequeño. Después de acabar en la escuela, me fui a Londres con 21 años a trabajar en el mundo de la hostelería. Es lo más fácil para ganar dinero. Empecé lavando platos porque no dominaba el idioma, aunque el trabajo de camarero lo controlaba muy bien. Estuve cinco o seis meses lavando platos y luego pasé a ser camarero un tiempo hasta que me hicieron encargado de un restaurante bastante importante en Londres: ‘Spago’. Estuve casi tres años como encargado y luego estuve en otros restaurantes como encargado.

En 2012 abrí mi primera pizzería en Londres en Lavender Hill, en Clapham y luego en 2014 otro restaurante en Fulham. Pero al final lo traspasé todo porque quería trabajar en otro lugar con otra calidad de vida. Donde hubiera más luz, sol y mar. El ambiente de Londres no me convencía. Los italianos, al igual que los españoles, necesitamos sol, necesitamos vivir en la calle. En Londres estás todo el día encerrado. Trabajando en casa, en un club, en un restaurante, etc. Me faltaba esto, así que al separarme de mi mujer no tenía nada que me uniera a Londres ya.

¿Por qué Valencia y no Nápoles?

Nápoles es maravilloso y seguro que volveré algún día allí. Yo amo Italia, es mi país. Amo Nápoles y algún día volveré otra vez.

¿Por qué La Gatta?

El nombre es principalmente porque es mi apellido. El primero fue via Caracciolo que es una calle junto al mar en Nápoles. Una cala donde está el mar en Londres. El segundo sí que fue La Gatta. Me lo recomendó una amiga por mi apellido y por el animal. Los felinos son inteligentes, queridos, familiares… eso me convenció, aunque cambié el logo de Londres que era de colores negros y dorados muy elegante. Aquí quería algo más colorido. Hay más luz, más sol, por eso ha quedado como lo veis ahora.

 

 

A nivel gastronómico, ¿qué podemos encontrar aquí?Podéis encontrar una pizza napolitana de 32 horas (en lo que a reposo de la levadura se refiere). Se trata de una pizza hecha con una levadura madre especial que necesita más de 24 horas de reposo para que luego no te pese al estómago. Y es que hay muchos restaurantes que cocinan la masa por la mañana o por la noche y después le ponen mucha levadura para que suba mucho. Pero luego se hace pesada al estómago.

Luego tenemos entrantes italianos con un toque innovador. Una capresse de bufala que se hace con tomate, mozzarela y albahaca solo que la mía no lleva tomate fresco, lleva una salsa de tomate tibia con mozzarella y tostones de pan, albahaca y aceite de oliva. La burrata es una mozzarela con una salsa de mar y anchoa. Todos los paltos tienen color y contrastan a la perfección. Sabemos que se come por los ojos, por eso hemos hecho este tipo de platos.

Luego tenemos el clásico embutido italiano y ensaladas con fruta y verdura. Y por supuesto, hay 2 o 3 postres también muy frescos. Por un lado, un tiramisú que presentamos de una forma diferente. Se pone en una bandeja, con una tetera, bizcocho, el cacao, la crema, el café. Y lo servimos así sobre la mesa por lo que cada cliente se hace el tiramisú. A la gente le gusta mucho porque participa en el proceso. Este plato funcionaba muy bien en Londres y por eso lo he traído. Es una forma diferente de servir un postre. Luego otro postre está hecho con ricota, mascarpone y chocolate hecho con licor de naranja cocinado al fuego, con un toque de harina de maíz para que se quede un poco más espeso. Así conseguimos un contraste dulce, ácido y amargo con los 3 ingredientes. Es un postre ligero pero muy muy bueno. Al ser la última cosa que te vas a comer tiene que marcar mucho.

¿Qué pizza crees que va a triunfar más?

Creo que todas funcionarán bien. Pero las especiales imagino que serán las que más saldrán. No me gusta la palabra gourmet, porque está muy de moda y por eso las he llamado especiales. La idea era hacer una pizza diferente e innovadora. He intentado buscar paltos ricos y convertirlos en pizza. Por ejemplo, tengo una de pulpo, patata, mozzarela y una crema de mozzarela y tinta negra de sepia. Por los ojos también entra. Y es diferente.

¿Tu pizza favorita?

La Marinata, hecha con tomate, ajo, orégano y aceite de oliva. Lo más simple es lo mejor.

¿Qué platos recomendarías?

El tiramisú y la crema de mascarpone. De los entrantes la burrata. De las ensaladas, la que lleva pistacho es mi favorita.

¿A qué público te diriges?

La pizza le gusta a todo el mundo. Así que mi público es desde niños de 3 años hasta 65. Hemos hecho un local joven y divertido porque yo me siento así. Y transmites lo que eres. Yo quiero transmitir como soy. Igual es un poco pretencioso pero soy así.

¿Tienes pensado hacer evento u otras actividades?

Vamos a probar con Giro-Pizza una vez al mes. Se paga una pizza y se come lo que quieras. Y si funciona se quedará para siempre. Después iremos probando nuevas cosas porque estamos seguros de que quien prueba, repite. Esa es nuestra seña de identidad. Cuando trabajas con producto fresco y de calidad los resultados son buenos.

C/ Conde Altea 36, Valencia.

 

 

 

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.